Bebé murió por comer arepa con mortadela en un centro de confinamiento de repatriados en Lara

El pequeño bebé estaba sano antes de entrar en confinamiento en Lara afirma su padre

Un bebé de 1 año y 8 meses murió el pasado 8 de mayo en el Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga, en Barquisimeto, estado Lara. José Pastor Ortiz, su padre, denunció la presunta negligencia del personal que trabaja en un centro de confinamiento en la entidad.

Ortiz explicó que el hecho ocurrió mientras la familia cumplía el confinamiento en una sede habilitada por la Gobernación para que las personas cumplan con la cuarentena, reseñó el diario La Prensa. Ya habían cumplido ocho días en una escuela en el estado Apure porque habían llegado al país el 30 de abril procedentes desde Colombia.

Señaló que el 7 de mayo los trasladaron, junto con otras 40 familias, a la ciudad de Barquisimeto para seguir cumpliendo con el confinamiento. Indicó que llegaron el 8 de mayo a las 2:00 am a Villa Bolivariana y les ofrecieron unas arepas que presuntamente estaban rellenas de mortadela. Ortiz precisó que luego los llevaron a la habitación donde se iban a quedar. Estaba él, su esposa, su hija de 6 años de edad, y el bebé de 1 año y 8 meses; además de otras personas a las que también les asignaron el sitio.

«En total habían 11 personas. Todos comimos a medias, pero como mi bebé era comelón se comió toda la arepa«, relató. Luego, aproximadamente a las 3:00 am, cuando iban a dormir, la hija de Ortiz comenzó a vomitar y después lo comenzaron a hacer otros de los niños que estaban con ellos, incluido el bebé, y los adultos. Horas después, todos comenzaron a tener diarrea.